Nacho Fabiani

Dia a dia, explicaciones, pensamientos, vivencias, dudas… de un hombre que tuvo la suerte de hacerse fisioterapeuta

“Antonia…” Ejercicio Terapéutico, relato de un caso.

11 comentarios

Fisioterapia y movimiento para mi son inseparables, debemos otorgar movimiento, para ello contamos con muchas herramientas y una de ellas es el Ejercicio Terapeutico (este apellido quizás sea para eliminar problemas de competencia, ya que la clave es simplemente ejercicio, pero que esté correctamente indicado).

Partamos de la base que estoy deseando hacer algún curso de ejercicio terapeutico, control motor y/o parecidos y derivados. Pero no olvidemos que somos fisioterapeutas y que aunque podamos perfeccionar nuestra capacidad de prescribir ejercicio, podemos y debemos utilizarlo, y no estoy hablando de un folio con 4 ejercicios para todos los pacientes, estoy hablando de adaptarlos a cada paciente, observando, probando, evaluando… siempre teniendo claro el “Primun non nocere” pero para esto es indispensable una atención 100% hacia el paciente.

Ejercicio Terapéutico

Acudió a consulta una paciente, llamémosla “Antonia”. Antonia tiene Sesentaytantos años. Presentaba dolores de espalda, principalmente lumbar prácticamente continuos, por ello restringía sus salidas, ya que al levantarse de las sillas lo pasaba mal, bajaba las escaleras apoyando ambos pies en cada escalón y agarrándose al pasamanos, entre otras cosas,  además de llevar una vida muy sedentaria.

En uno de sus “achaques” acudió al médico, el cual para mi sorpresa le indicó “Fisioterapia, realizar ejercicio para dolor de espalda, NO administrar calor, NI masoterapia” y, evidentemente, no venía por el seguro.

Bien, ya tenemos superada la primera barrera, el Médico, la figura de autoridad máxima en salud (al menos en el inconsciente colectivo) ha mandado ejercicio y “prohibido” cualquier tipo de intervención pasiva, lo que hoy llamaríamos “Hands Off” (and “Brain On”, ya que como no pongamos manos ni cerebro, vamos apañaos) en lugar de “Hands On”, por lo que tenemos a la paciente concienciado y medio entregado a la causa.

Intentaré no explayarme mucho, para no alargar en exceso la entrada.

El primer día, tras explorarla, preguntarle, indagar y comentar como planificaríamos en base a los objetivos, capacidades y economía le dije que se tumbara en el suelo. Su cara fue un poema, preguntó “¿Y quién me levanta?” a lo que la respondí que yo me hacía responsable de ello y la levantaría. Tras unos 30 minutos probando diversos ejercicios, para valorar tolerancia, ejecución y, sobretodo dolor, llegó el momento de levantarse. Al observar que necesitó ayuda, se echó a llorar levemente, a lo que le dije que si trabajaba adecuadamente vería como esto sería cosa del pasado.

Tras ocho semanas de trabajo (disociación pélvico-lumbar, potenciación de piernas, tonificación de brazos, fortalecimiento de espalda propiocepción, coordinación…baja las escaleras normal, e incluso al trote, a lo que el marido le dice “Que te vas a matar” se han eliminado los dolores al levantarse tras permanecer un tiempo sentada y es capaz de repetir el gesto unas 20-30 veces continuadas. Se levanta por si misma del suelo, en una ocasión lo repetimos 10 veces y  rememora “¿Te acuerdas el primer día cuando lloré al levantarme del suelo? Mírame ahora” diciendo esto con una sonrisa en la cara. Le ha cambiado el humor, la cara, el aspecto y todo ello a pesar de que la familia no apoya del todo el tratamiento (Yelow Flags). Dice que nunca ha hecho ejercicio, pero acude porque “Me lo noto yo misma y nos reímos mucho aquí, ¿A qué no te ríes con ningún paciente como conmigo, Nacho?” A lo que con complicidad le respondo “No, Antonia, como contigo, con nadie”  Venía tres días en Semana, lo dejamos en dos por economía y porque menos es difícil ya que en casa no los hace (Objetivo primordial ahora mismo), pero llegó a venir una semana los cinco días porque decía que era lo mejor que ha hecho en su vida. Aproveché para hacerle ver que la clave de eso, era su disposición, ganas de trabajar, iniciativa… Lo que le queda es hacerlo por ella misma y coger la dinámica en su casa.

Por tanto, perdamos el miedo al ejercicio, al qué dirán los pacientes, cojamos las riendas del ejercicio, que es el Rey del movimiento activo.

Nos vemos,

P.D:  “Antonia” que, no es su nombre, si es como le llamo cunado viene algo “vaga” o no me hace bien los ejercicios, ya que no le gusta que la llame así.

Anuncios

11 pensamientos en ““Antonia…” Ejercicio Terapéutico, relato de un caso.

  1. Solo puedo añadir una cosa…OLEEEE!!!

  2. Magnífico! ¿Que puedo decir? Es difícil hacer ver a un/a paciente que debe ser parte activa de su tratamiento, y más si le dices que tiene que abonar 3 veces por semana durante X semanas. Lo mejor de conseguir concienciar a nuestros pacientes, es la satisfacción y autonomía que ellos pueden llegar a alcanzar.
    Te felicito a ti, y sobre todo a “Antonia”, por elegir el movimiento activo como tratamiento.
    Un saludo Nacho!

  3. Me alegro muchisimo de leer esto. y coincido con que a veces, el mayor esfuerzo parece ser el económico pero cuando ven la recompensa creo que pasa a un segundo plano.

  4. Me ha encantado la entrada y sobre todo lo que decía que era lo mejor que había hecho, ergo donde gastarse el dinero, cuando el dinero lo gastamos en nosotros y en encontrarnos mejor física-mentalmemnte jamás será dinero mal gastado.

    Ahora te pongo el caso contrario, paciente que viene buscando masaje o tto pasivo y ves durante la exploración biopsicosocial que esa persona necesita aumentar su actividad física por lo que dice Sahrmann en el prefacio de su libro (sobre la no preparación de los tejidos por la falta de actividad). En el momento que le pones a hacer ejercicios o tu planteas el tto como bien dices de hands off, ves que te mira y comienza a resoplar y demás, como le hacemos entender que es primordial? Se que debemos darle información al paciente para que lo comprenda, pero esos casos son los más difíciles ya que si en varias sesiones no cambia su actitud nosotros también nos cansamos (nunca hay que tirar la toalla) o al final acaban dejando de venir, porque ir para que me mande hacer ejercicios….

    Un abrazo Nacho

    • Exacto ahí está el reto, como indico este caso fue fácil, porque a pesar de las múltiples Yellow Flags que presentaba (Diagnósticos, Familia, miedos…) el hecho de que el médico indicara este tratamiento ayudó muchísimo. Es más creo que esta paciente tipo, sin esa “ayuda” no habría hecho/aceptado este tratamiento. Tenemos varias opciones. una de ellas concienciar poco a poco, pero no olvidemos que en según que casos, hacer el Hand On puede perjudicar la concienciación y jutificar que “Necesitaba que me tocasen”. Dos Marcar cual va a ser nuestro tratamiento “esto es lo que te ofrezco” y no ceder ante otras peticiones, si la exploración no lo justifica. Tres trabajar con un equipo que este concienciado al completo y coincida en las opciones terapeúticas, para que no haya mensajes contradictorios.

      Los pacientes nos son fáciles (o si pero nos cuesta verlo) pero, ¿Alguien dijo que hacer las cosas bien fuera fácil? ;o)

      Nos vemos,

  5. Hola Nacho. Me ha encantado la entrada y sólo puedo felicitarte.

    Como ya hemos hablado alguna vez, yo cada vez soy más “talibán” de hacer en todos los tratamientos algún tipo de ejercicio, con dos objetivos: involucrar al paciente en la responsabilidad de su propia salud; y por supuesto automatizar y mejorar el movimiento para hacerlo más funcional.

    La clave está en, como bien dices, explicar bien “este es tu tratamiento, es el que te va a venir bien” y ceder lo mínimo posible antes las expectativas o preferencias del paciente si estas no están indicadas. Para ello es imprescindible tener muy claro y saber explicar por qué ese paciente en concreto crees que va a responder bien ante el tratamiento en base a las pruebas exploratorias y la anamnesis (no en ese orden necesariamente). Pero es igual de importante tener siempre la mente abierta a que te has podido equivocar.
    Y luego está el filtro médico/familia. Como bien dices es muy difícil que si el médico ha dicho “lo que te viene bien es un masaje” o “al fisioterapeuta ni te acerques” el paciente acepte otra cosa. O si la familia tiene esa expectativa que el paciente sea constante. Ahí tenemos que ser aún más didácticos con el paciente. Y también utilizar, dado que muchos ya han pasado por quinientas terapias manuales, el “eso ya lo has probado y no ha dado resultados. Por los motivos que te he explicado, creo que el ejercicio es mejor, ¿por qué no probar algo distinto?”.

    Sin más, felicitarte otra vez, porque ha tenido que ser una satisfacción increíble para ti.

    Nos vemos!

  6. Cuanto trabajo queda todavía por hacer, tanto a nosotros, fisioterapeutas, como a los pacientes. Que ambos entendamos todo lo que perfectamente has expuesto… pero como bien dices, “AHÍ ESTA EL RETO”, o “¿QUIEN DIJO QUE FUESE FÁCIL?”. Muy buena entrada Nacho y estoy totalmente de acuerdo con lo que dices y aunque intento llegar al nivel de los “maquinas” que comentáis, sigo peleando y “currando”. Un abrazo.

  7. Las maravillas que el movimiento hace en el organismo de una persona son muchas, si tomamos en cuenta la “edad”, donde este movimiento se traduce a lo terapéutico, entramos a la aplicación del “ejercicio terapéutico” para reactivar funciones corporales en general, y es la mejor forma de mejorar algunas otras situaciones que conlleva la edad.

  8. Este tipo de historias son a la que los que nos dedicamos a este mundo nos den ánimos por la mañana para seguir ejerciendo esta profesión pese a los muchos obstáculos que hay en el camino.

  9. Pingback: “Antonia…” Ejercicio Terapéutico, relato de un caso. | Blog Fisio | jaimalmkt

  10. Pingback: Mitos sobre las personas mayores (I): Son frágiles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s