Nacho Fabiani

Dia a dia, explicaciones, pensamientos, vivencias, dudas… de un hombre que tuvo la suerte de hacerse fisioterapeuta

La voz de los sin Blog (VI): Infiltraciones

1 comentario

Durante el poco tiempo que llevo ejerciendo la fisioterapia quizás unos de los temas que mas difícil me resulta tratar con los pacientes es el tema de las infiltraciones, un tema complejo, ya que debemos diferenciar e identificar la lesión, tiempo de la lesión, tipo de dolor, causa de la lesión etc… para saber si esta puede ayudar a la recuperación o perjudicar al buen funcionamiento de la articulación.

Infiltración

Normalmente se aplican en problemas inflamatorios que se alargan en el tiempo, en los que el paciente llega a desesperarse porque el dolor no desaparece. El médico les convence que con varias infiltraciones el dolor le va a desaparecer o disminuir. Olvidando diferentes técnicas, abordajes o métodos que se pueden realizar antes de esta técnica invasiva y entonces, llega nuestro turno:

 ¿debemos nosotros apoyar al médico?

Evidentemente dependerá mucho de la patología que sufra cada paciente ya que cada caso aún siendo la misma patología puede tener circunstancias diferentes. Pero la dificultad siempre reside en que el paciente trae la idea fija del médico de la infiltración y no ve más allá ni hace caso de ninguna opción. Siempre hay excepciones, ¿ha pensado el médico en algún abordaje más además de eliminar el dolor? ¿debe el fisioterapeuta desde su formación apoyar sólo la eliminación del dolor?.

Describamos brevemente que es una infiltración y cuáles son sus objetivos.

La infiltración son procedimientos mediante los cuales el médico inocula un medicamento (en unos 80% corticoides) directamente en la estructura lesionada, generalmente articulaciones. Técnica agresiva e invasiva por lo general.

El objetivo es aportar una solución antiinflamatoria a nivel local de una potencia suficiente como para compensar una situación previa descompensada (tendinitis, artritis, esguince etc.) No se pretende la curación y si el confort, (eso siempre lo dejan claro los médicos y artículos revisados respecto al objetivo de las infiltraciones). Con las infiltraciones nunca se valora el daño que se puede acarrear en el tiempo solo eliminar dolor.

Advertencia: el número de infiltraciones con corticoides no debería realizarse más de cuatro veces al año, ya que pueden presentarse complicaciones sistémicas por el uso prolongado, además de provocar degeneración articular y osteoporosis por su uso. En este punto es donde existe mayor controversia pues los médicos consideran que solo el corticoides puede dañar la articulación pero que si la dosis es controlada y no pasa de tres infiltraciones al año no debe de surgir problema alguno.

(Lo expuesto con anterioriodad es el resumen que hago de la información revisada, opiniones de traumatólogos, médicos rehabilitadores y fisioterapeutas. Algunas referencias: Medicina para todos, Medlineplus, Enciclopedia Médica Vol. II Editorial océano, Diccionario Médico Editorial mosby)

A partir de todo lo comentado comienzan aflorarme dudas.

Evidentemente nuestro objetivo como fisioterapeuta nunca debe de ser simplemente eliminar el dolor, y si restaurar la cordialidad para el buen funcionamiento de la articulación, ¿quiere decir esto qué tengamos que posicionarnos siempre en contra de las infiltraciones?, ¿debemos siempre  desaconsejar al paciente su utilización?

Si algo voy teniendo claro en la Fisioterapia y en la vida que posicionarse de forma extremista no es beneficioso y en este tema no iba a ser diferente. El fisioterapeuta deberá posicionarse a favor o en contra de la infiltración dependiendo de la lesión, y sobre todo dependiendo de si esta ha sido bien tratada o enfocada por el médico.

El despropósito o mi desacuerdo en este tema, y es lo más común, al menos desde mi opinión, es recibir a un paciente que desde la primera sesión viene con la idea de la infiltración, porque el médico lo ha preparado para ello sin darnos opción, como fisioterapeuta no podemos tolerar eso. Primero porque el paciente no sabe realmente y no suele ser adecuadamente informado sobre que es una infiltración y cuáles pueden ser sus consecuencias y segundo porque nuestro objetivo no sólo es eliminar dolor sino restablecer la funcionalidad y cordialidad correcta en la articulación, la cual debe funcionar correctamente durante toda la vida del paciente y no sólo marcar objetivos a corto plazo. Diferente sería que el médico le hablase al paciente de la infiltración como una solución a la que recurrir si vemos que el problema persiste en el tiempo, una solución más dentro del abanico tremendo de posibilidades que nos ofrece la medicina.

Durante ese tiempo el fisioterapeuta debe trabajar para recuperar esa articulación sin recurrir a esa técnica invasiva, nosotros contamos también con un abanico amplio de posibilidades y hemos sido formados para ver mas allá del dolor, hemos sido formados para ver la articulación, el cuerpo, el paciente todo en global, nuestro objetivo no tiene que ser sólo eliminar el dolor, debemos buscar la descompensación, la causa y restaurar la zona para que vuelva a trabajar con normalidad, y consigamos la cordialidad y el buen funcionamiento del cuerpo que es en definitiva para lo que el fisioterapeuta se forma.

Con todo esto no quiero decir que los médicos estén equivocados y sean culpables y que los fisioterapeutas seamos los salvadores de todo, simplemente expongo alguna fisura más que me encuentro en mi día a día como fisioterapeuta y que tenemos el deber de intentar de corregir, tanto un profesional como otro, relanzar mas el trabajo en equipo, el trabajo interdisciplinar para que el autentico beneficiado sea el paciente.

 

Autor:

Jose Manuel Campos García (@jmanuelcamgar)

Fisioterapeuta diplomado en 2008, ejerciendo desde entonces en el sector de la traumatologia. Al igual q el autor del Blog enamorado de su profesión y contento por sobrevivir laboralmente en estos tiempos. A pesar de estos años me sigo considerando un novato al que le quedan millones de cosas por aprender y deseo seguir haciéndolo. Quiero luchar para que la Fisioterapia y sus profesionales sean reconocidos como se merecen.

Anuncios

Un pensamiento en “La voz de los sin Blog (VI): Infiltraciones

  1. Yo creo que se abusa de las infiltraciones por la falta de fisioterapeutas en la seguridad social y la incompetencia de algunos de ellos, ademas del escaso interes que muestran algunos traumatologos en observar bien, diagnosticar y tratar bien a los pacientes. Como el paciente no se cura por una mala observacion, diagnostico y tratamiento mal encarrilado por el trauma y o por el fisio al que se ha llegado despues de mucho tiempo de espera y que no tiene los suficientes medios para atenderte y a veces ni siquiera interes, dedicando el mismo tiempo a una articulacion que dos ( con lo cual no se cura ninguna ), ante las quejas logicas del paciente se le mandan infiltraciones para tratar de aliviar su dolor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s